portada

San Jose del Refugio

La base de Casa Herradura es la Hacienda San José del Refugio. Entre las muchas historias de este lugar se incluyen sacerdotes, huérfanos, fantasmas, brujas y una larga historia familiar, todos ellos ingredientes importantes de Tequila Herradura.DSCF4298
La historia más importante es la de la herradura. El nombre viene de los viejos tiempos, hasta donde la gente recuerda. Existen varias versiones de cómo surgió el nombre, pero sin importar cuál historia te llame la atención, la herradura es un símbolo ancestral de protección y buena suerte. Y la nuestra tiene la abertura hacia abajo, así que la buena suerte se derrama, se comparte y se disfruta.
La mejor historia va más o menos así: A inicios de 1900, Aurelio López Rosales inspeccionaba los campos de agave de la Hacienda San José del Refugio. Vio un destello de oro en la tierra polvorienta. Los tesoros y el oro son parte de Amatitán, pues se reconoce al pueblo no sólo por sus minas de oro y plata, sino por los tesoros escondidos. Cuando Aurelio recogió el objeto brillante, resultó ser una herradura que había reflejado la luz. Tal vez no haya sido un tesoro, pero la herradura significa buena suerte en todo el mundo, y Aurelio se inspiró para darle este nombre a su excelente tequila. Desde entonces, Herradura ha significado buena suerte para la Hacienda San José del Refugio y para Amatitán.

Historia Real
¿Quién habría dicho que la historia del mejor tequila del mundo comenzó con un sacerdote?
El Padre José Feliciano de la Trinidad Escobado Romo fue ordenado en 1802, y compró un hermoso rancho en Amatitán. Se le llegó a conocer como la Hacienda del Padre, con todos los elementos necesarios para ser considerada hacienda: una “casa grande”, una capilla, vivienda para los trabajadores, ganado, cultivos y un negocio: producía un mezcal de gran calidad.

El mejor legado del Padre Romo fue llevar agua a Amatitán. Hizo que se construyeran varios acueductos desde las colinas de los alrededores para llevar agua al pueblo, y asegurar el crecimiento y la prosperidad a futuro.
El segundo legado más importante fue la Hacienda del Padre, que heredó a sus ahijadas, las tres hermanas huérfanas de apellido Zalazar. Ellas administraron la hacienda durante muchos años con la ayuda de Félix López, el mayordomo que establecería los cimientos de Tequila Herradura.

 

La Familia
La saga de la familia de Casa Herradura comienza con Félix López, quien tomó posesión de la hacienda en 1870 y la registró oficialmente como hacienda productora de tequila. Félix rebautizó la propiedad como Hacienda San José del Refugio, un nombre destinado a la grandeza.

MisteriosDSCF3894
Esta sensación de lo sobrenatural surge de manera natural en Amatitán y lo penetra todo. Tal vez lo detectes inicialmente al estar de pie en el piso de piedra fría de la iglesia, en la plaza principal de Amatitán. Hay cierta energía bajo tus pies y debajo de la tierra que podría ser el dragón de 7 cabezas, conocido simplemente como “El Dragón”, que se desliza por los túneles y cuevas que existen como laberinto debajo de Amatitán.
La gente de Amatitán dice que en la fábrica vieja de Tequila Herradura se pueden ver los espíritus de los muertos. Una tropa de conquistadores fantasmas marcha silenciosamente por un campo. Allá en la colina, en el Cerro de Amatitán, muchos creen que hay un lugar donde la Virgen dejó grabada su imagen en la piedra. A veces se pueden ver bolas de fuego girando furiosamente por encima de los techos de las casas. Los curanderos de la ciudad conocen la medicina antigua con plantas y hierbas, pero no deben ser confundidos con las brujas, que se pueden espiar en la iglesia en ciertos viernes.

Existen historias de tesoros en los túneles y cuevas que dejaron ahí los bandidos y los hacendados, y que están protegidos por fuerzas sonámbulas, poderes de confusión y olvido. Existen cuentos de escapes a través de los túneles por parte de los cristeros y de sacerdotes católicos durante la época de la sangrienta rebelión cristera, y por parte de ladrones y de perseguidos de todo tipo. Existe oro y plata en lo profundo de las minas, y a veces un fuerte y terrible rugido llena el aire desde las aberturas en la tierra. A veces, el lamento desconsolado de “La Llorona” traspasa la noche.
Lo más importante es que existe un lugar en Amatitán que combina todas estas fuerzas misteriosas en su tierra, historia y gente: Casa Herradura, sede del tequila de mayor calidad del mundo desde 1870.

TesoroDSCF4302
Tequila Herradura no es el único tesoro en Amatitán. Los túneles que corren debajo del suelo guardan muchos secretos. Algunos de los túneles que van hacia las montañas son lo suficiente grandes como para un hombre a caballo. Algunos tienen muchos pasadizos laterales, grietas y callejones sin salida, lugares perfectos para esconder tesoros.
Son las rutas de escape del cristero, y los pozos de un minero que busca el oro, la plata y los ópalos que oculta la montaña. Pero algunos son la ruta secreta para los tesoros dejados en los túneles para protegerlos antes de que existieran los bancos, y durante las épocas de revolución y disturbios, ocultos por bandidos o por propietarios de haciendas para mantenerlos seguros. Estas rutas a los tesoros se han perdido u olvidado con el tiempo, al desvanecerse los recuerdos, al colapsar los túneles o al llenarse de agua, al cubrirse las entradas por plantas o por movimientos de la tierra. Pero la búsqueda continúa, pues las historias del oro abundan, y la recompensa podría ser una riqueza más allá de lo que puedas imaginar.
Los cazadores de tesoros locales dicen que el tesoro podría incluso generar vapor o humo, pero que al acercarte hace que te quedes dormido y te sientas demasiado cansado para continuar. Por alguna razón, nunca puedes encontrar el camino de regreso. A menudo, el que encuentra el tesoro se enferma y se muere, porque el tesoro está manchado por el pecado. Todos están de acuerdo en que el oro es únicamente para los que están destinados.
Muchos hombres de Amatitán cuentan sobre viajes que han hecho en busca de tesoros. Algunos cazadores usan una herramienta de adivinación (la radiestesia), un péndulo con forma de plomada y hecho de ónix, que te dirá dónde buscar. El adivinador cuelga el péndulo de un cordón, y cuando el péndulo oscila 22 veces en una dirección en particular, hay oro cerca. 13 veces: busca plata. Muy pocos han encontrado lo que están buscando.
Hay cierta verdad en las historias de tesoros enterrados. Podrían haber sido robados por el bandido más famoso de todo Amatitán: “El Chino”.DSC01747

 

Existen Varias experiencias para visitar esta Hermosa hacienda, te invitamos a Visitarla!

LEAVE COMMENT